Inicio / Foro / Maternidad / La educación sexual, una tarea olvidada de los padres

La educación sexual, una tarea olvidada de los padres

24 de agosto de 2011 a las 16:53

Me ha gustado mucho este artículo:

La educación sexual, una tarea olvidada de los padres
22 AGO 2011 09:50
Desgraciadamente, muchos padres omiten esta responsabilidad de educar en estos aspectos tan importantes para la vida afectiva y biológica de sus hijos, omisión producida unas veces por vergüenza, desconocimiento, otras por auténtica cobardía para enseñar algo tan natural como la alimentación saludable o el ejercicio físico. Los colegios no son los únicos responsables de la educación sexual, los padres delegan en los colegios y éstos muchas veces en las familias, en consecuencia ni unos ni otros asumen este tipo de educación.

Otras muchas veces los padres inician tímidamente la información sobre el sexo demasiado tarde, cuando sus hijos la han recibido por otros canales, incluso la practican. Los canales de aprendizaje sobre las cuestiones concernientes al sexo, de las que aprenden los niños y adolescentes, generalmente son inadecuadas, tendenciosas, ocultas, obscenas o promiscuas. En consecuencia muchos niños tienen una visión insana, prohibitiva, pecaminosa, incluso enfermiza del sexo.

La masturbación, por ejemplo, es una actividad absolutamente normal en los niños de cualquier edad, muchos lo hacen repetidamente en los primeros y posteriores años de la vida. Algunos padres consultan alarmados pensando en que su hijo tiene o tendrá alguna patología por ello, pero tan normal es masturbarse poco, mucho o nada.

Lo verdaderamente anormal es reprender y acomplejar por esta actividad, que repito es fisiológica. Por más enfado o represión que se ejerza sobre el niño, continuará masturbándose pero con complejo de estar cometiendo un acto prohibido, complejo que puede repercutir negativamente sobre su autoestima. Solo cuando el niño pequeño se masturba en público, debe informársele que esto puede molestar a algunas personas y por ello invitarle a ejercerlo en intimidad.

Los niños y niñas juegan a los médicos, se miran y se tocan, son juegos sin contenido erótico, son juegos de aprendizaje que lo harán delante o detrás de los padres. No es promiscuidad permitir este tipo de juego, más adelante comienzan las verdaderas relaciones sexuales de los niños, mucho antes de los que los padres creen, con miradas, diálogos, juegos, bailes y contactos físicos. La incapacidad de la mayoría de los padres para detectar y afrontar la educación sexual obliga a los niños y adolescentes a buscar cualquier fuente de información, incluso pornografía.

Una encuesta anónima, realizada a estudiantes universitarios españoles, ha puesto de manifiesto que las visitas a las páginas de sexo por Internet la iniciaron a los 11 años, casi uno de cada tres encuestados visitaban esas páginas entre los 11 y 15 años, más los que disponen de un ordenador personal (63%), también en el ordenador familiar (37%), herramienta de la que dispone en la actualidad la mayoría de los niños y adolescentes españoles (Miguel Labay y cols. Rev Pediatr Aten Primaria 2011; 13:225-32). Es difícil o imposible que los padres puedan controlar Facebook, Youtube, Twiter y otras redes similares. A veces Internet facilita compañías inadecuadas. Internet es la mayor red de pederastas del mundo.

Por eso recomiendo que ambos padres cuenten a sus hijos sus propias vivencias y experiencias sexuales y afectivas, sus primeras dudas, los primeros amores con los temores, miedos e inexperiencia. También la necesidad que tenían de que alguna persona fiable, quien mejor que los padres, les hablara en un lenguaje sencillo y cariñoso del tema. Es una ayuda que todos los niños y niñas demandan, sin que los padres contesten, creo incluso que ni se enteran de esta necesidad.

La educación sexual que les propongo no es un sermón, tampoco una lección sobre ética o moralidad, es sencillamente recuperar sus recuerdos, abrir su corazón, porque la misma sensación de incapacidad, impotencia y fragilidad en lo relativo a los sentimientos y necesidades sexuales que tienen ahora sus hijos, es la misma que probablemente tuvieran entonces sus padres.

Lo más difícil es encontrar el momento y las palabras adecuadas. Puede iniciarse esta información incluso a través de preguntas sin respuesta, por ejemplo en vez de interrogar si utiliza métodos anticonceptivos de barrera (preservativo), puede transmitirse el mismo mensaje con la frase ¿tú sabes que el único método de protección es el uso del preservativo?, lógicamente sin esperar una respuesta.

Siempre es un buen momento para iniciar esta ayuda, durante las vacaciones estivales, pueden aprovechar para contar a sus hijos sus historias personales, este es el mejor camino para que escuchen a sus padres y aprendan sobre el sexo a través de ellos

http://www.elmundo.es/blogs/salud/saludinfantil/previsualizaciones/post.html

Qué pensais vosotras?

Ver también
24 de agosto de 2011 a las 17:15

Interesante y realista planteamiento
Creo que corresponde a los padres y la familia el encuadrar la actividad sexual en la normalidad y afectividad que le es natural. Obtener placer del propio cuerpo, a solas o con ayuda de otros, es algo que no debería convertirse en motivo de vergüenza y culpa.

Pero si la formación emocional corresponde a la familia (como enseñarle a controlar la ira, a gestionar la pena, a aceptar el dolor, a compartir la alegría), igual que decidir qué tipo de moralidad le gustaría que tuvieran sus hijos (claro que luego ya decidirán ellos), pienso que la mecánica debe dejarse a los expertos: la mayoría de los padres, nos guste aceptarlo o no, no están capacitados para hablar de forma técnica sobre anticonceptivos.
Hay padres y madres que realmente creen que durante la menstruación no puedes quedarte embarazada; o desconocen las formas de transmisión del VPH. Tampoco creo que haya muchos capaces de explicar la incompatibilidad de la pildora con determinados medicamentos, ni de explicarle a sus hijos el mecanismo de una eyaculación femenina. Esas enseñanzas deben impartirse en el colegio por parte de médicos, farmacéuticos y demás profesionales conocedores.

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 17:57
En respuesta a sarahssiempre

Interesante y realista planteamiento
Creo que corresponde a los padres y la familia el encuadrar la actividad sexual en la normalidad y afectividad que le es natural. Obtener placer del propio cuerpo, a solas o con ayuda de otros, es algo que no debería convertirse en motivo de vergüenza y culpa.

Pero si la formación emocional corresponde a la familia (como enseñarle a controlar la ira, a gestionar la pena, a aceptar el dolor, a compartir la alegría), igual que decidir qué tipo de moralidad le gustaría que tuvieran sus hijos (claro que luego ya decidirán ellos), pienso que la mecánica debe dejarse a los expertos: la mayoría de los padres, nos guste aceptarlo o no, no están capacitados para hablar de forma técnica sobre anticonceptivos.
Hay padres y madres que realmente creen que durante la menstruación no puedes quedarte embarazada; o desconocen las formas de transmisión del VPH. Tampoco creo que haya muchos capaces de explicar la incompatibilidad de la pildora con determinados medicamentos, ni de explicarle a sus hijos el mecanismo de una eyaculación femenina. Esas enseñanzas deben impartirse en el colegio por parte de médicos, farmacéuticos y demás profesionales conocedores.

Es curioso
que la parte más desprovista de valores ideológicos o morales(anticonceptivos, fisiología, prevención de ETS, etc) es lo que mas escandaliza que se de en el colegio bajo la excusa que incita al sexo.

No acabo de entenderlo; informar sobre la píldora, el condón, la trasmisión del VPH, no entra en ningún rango moral o ideológico. Es como informar sobre el teorema de pitágoras, es lo que hay y no más.

Ahora, si se enseña castidad, abstinencia, lo antinatural de la homosexualidad, lo perverso del sexo prematrimonial, entonces no se adoctrina.

Me lo expliquen

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 18:18
En respuesta a masmarea

Es curioso
que la parte más desprovista de valores ideológicos o morales(anticonceptivos, fisiología, prevención de ETS, etc) es lo que mas escandaliza que se de en el colegio bajo la excusa que incita al sexo.

No acabo de entenderlo; informar sobre la píldora, el condón, la trasmisión del VPH, no entra en ningún rango moral o ideológico. Es como informar sobre el teorema de pitágoras, es lo que hay y no más.

Ahora, si se enseña castidad, abstinencia, lo antinatural de la homosexualidad, lo perverso del sexo prematrimonial, entonces no se adoctrina.

Me lo expliquen

Que enseñen eso en casa si creen que es lo correcto
Pero en el colegio hay que enseñar lo otro y sobre todo, mostrarles que hay otras opciones: educar a los hijos no implica fanatizarlos ni convertirlos en monotemas. Si yo quiero educar a un hijo en el racismo ¿cómo evito que en el colegio le enseñen que todos los seres humanos nacen libres e iguales? Y es mi derecho educarlo como me parezca ¿verdad?

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 22:57

A ver si opina más gente
Creo que es un tema de gran interés.

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 23:03

Yo siempre lo he dicho
mi madre para estas cosas es muy reservada. Yo me llevo muy bien con ella desde siempre, pero no tocamos nunca o casi nunca este tema, porque ella siempre ha sido reacia, supongo que por vergüenza o no saber cómo abordarlo. Eso ha provocado que no haya comunicación con ella en este sentido cuando la hay en todos los demás. En cambio con mi padre es al revés porque siempre le ha salido todo natural. Como él me contaba cosas personales suyas, yo lo veía como un tema del que hablar con él. No ha venido nunca a sentarme serio y decirme qué tengo que hacer. La conversación sola siempre se ha ido prestando a ello y siempre me he sentido cómoda hablando de sexo con mi padre.

Es curioso que los que se empeñan en dar educación sexual son quienes la rechazan si ven que asoma el hocico.

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 23:49
En respuesta a llum981

Yo siempre lo he dicho
mi madre para estas cosas es muy reservada. Yo me llevo muy bien con ella desde siempre, pero no tocamos nunca o casi nunca este tema, porque ella siempre ha sido reacia, supongo que por vergüenza o no saber cómo abordarlo. Eso ha provocado que no haya comunicación con ella en este sentido cuando la hay en todos los demás. En cambio con mi padre es al revés porque siempre le ha salido todo natural. Como él me contaba cosas personales suyas, yo lo veía como un tema del que hablar con él. No ha venido nunca a sentarme serio y decirme qué tengo que hacer. La conversación sola siempre se ha ido prestando a ello y siempre me he sentido cómoda hablando de sexo con mi padre.

Es curioso que los que se empeñan en dar educación sexual son quienes la rechazan si ven que asoma el hocico.

Llum a mi me pasa igual
Con mi madre no solemos tocar el tema, ella es muy reservada para todo, se preocupa por todo y en mi caso, soy la mayor, aún más díficil la cosa.

El caso es que a mi mi padre comenzó a hablarme de anticoncepción a los 14 años, aún recuerdo que el día que mi madre me explicó lo de la menstruación lo hizo con mucha pena, yo tenía un poco de idea, pero ella me dijo de qué se trataba, de ahí en fuera con mi madre no hablo mucho de sexo y menos de religión.

Con mi padre es siempre distinto, me platica de todo, incluso de sus amistades, de los noviazgos que tuvo, de los viajes, en fin, mi papá es quien me decía que nunca debía quedarme con las ganas de hacer o comprar algo que se me antojara, no suelo tomar, de hecho nunca me he embriagado con alcohol, odiaba el sabor del tequila o el vodka en mi lengua, sentía que me quemaba, él me dijo un día, con una copa luego se cierran negocios, y no se equivocaba, en el medio te das cuenta que si vas a ver a un prospecto y en la comida toman una copa y ''rompes el hielo'' puedes cerrar un negocio grande y hacerlo cliente.

En fin, regresando al tema, para muchos es más fácil dejarlo a las escuelas, es menos engorroso y se supone que ''mas preciso'' aunque no debiera ser, los padres muchas veces les cambian el nombre a los órganos sexuales, por ejemplo: ''déjate el pilín'' ''no te toques el pollo'' etc..... Un día la maestra de mi hermano (11 años menor que yo) nos dijo que debíamos acercarnos a los niños, hablarles claro desde siempre entre otras cosas, también para identificar algún comportamiento o situación extraña, no vamos muy lejos, el tema que está en todos lados, el bullying, la bulimia, los abusos etc.....

Me gusta

24 de agosto de 2011 a las 23:56
En respuesta a dragonflyyys

Llum a mi me pasa igual
Con mi madre no solemos tocar el tema, ella es muy reservada para todo, se preocupa por todo y en mi caso, soy la mayor, aún más díficil la cosa.

El caso es que a mi mi padre comenzó a hablarme de anticoncepción a los 14 años, aún recuerdo que el día que mi madre me explicó lo de la menstruación lo hizo con mucha pena, yo tenía un poco de idea, pero ella me dijo de qué se trataba, de ahí en fuera con mi madre no hablo mucho de sexo y menos de religión.

Con mi padre es siempre distinto, me platica de todo, incluso de sus amistades, de los noviazgos que tuvo, de los viajes, en fin, mi papá es quien me decía que nunca debía quedarme con las ganas de hacer o comprar algo que se me antojara, no suelo tomar, de hecho nunca me he embriagado con alcohol, odiaba el sabor del tequila o el vodka en mi lengua, sentía que me quemaba, él me dijo un día, con una copa luego se cierran negocios, y no se equivocaba, en el medio te das cuenta que si vas a ver a un prospecto y en la comida toman una copa y ''rompes el hielo'' puedes cerrar un negocio grande y hacerlo cliente.

En fin, regresando al tema, para muchos es más fácil dejarlo a las escuelas, es menos engorroso y se supone que ''mas preciso'' aunque no debiera ser, los padres muchas veces les cambian el nombre a los órganos sexuales, por ejemplo: ''déjate el pilín'' ''no te toques el pollo'' etc..... Un día la maestra de mi hermano (11 años menor que yo) nos dijo que debíamos acercarnos a los niños, hablarles claro desde siempre entre otras cosas, también para identificar algún comportamiento o situación extraña, no vamos muy lejos, el tema que está en todos lados, el bullying, la bulimia, los abusos etc.....

Conozco un muy buen periodista que dice
"A las fuentes hay que invitarlas a copas. En la primera no te cuentan nada y en la cuarta lo que cuentan son tonterías, entre la segunda y la tercera salen las mejores exclusivas". Jajaja.

Yo a mi padre le debo haber podído dormir con mi exnovio en casa desde los 16 ó 17 años. Mi madre se moría con el tema, pero gracias a él siempre tuve la posibilidad de saber que podía estar en casa sin tener que irme por ahí quién sabe dónde.

Me gusta

25 de agosto de 2011 a las :05
En respuesta a llum981

Conozco un muy buen periodista que dice
"A las fuentes hay que invitarlas a copas. En la primera no te cuentan nada y en la cuarta lo que cuentan son tonterías, entre la segunda y la tercera salen las mejores exclusivas". Jajaja.

Yo a mi padre le debo haber podído dormir con mi exnovio en casa desde los 16 ó 17 años. Mi madre se moría con el tema, pero gracias a él siempre tuve la posibilidad de saber que podía estar en casa sin tener que irme por ahí quién sabe dónde.

Jaja
Yo siempre he sido muy de casa, de hecho ni en la universidad me veías mucho en las fiestas, hasta hace masomenos un año, si les decía a mis padres que iría a una fiesta y salía de casa a las 10 pm, me decían que a esa hora seguro ya habría terminado, la semana pasada fuimos a la despedida de un directivo y mi padre me dijo: Ayer pasé por la Condesa y la Roma (2 famosas colonias en el DF) y creo que tienes razón, eran las 12 am y los chicos apenas íban llegando a los lugares de convivencia.

Me gusta

25 de agosto de 2011 a las :21
En respuesta a dragonflyyys

Jaja
Yo siempre he sido muy de casa, de hecho ni en la universidad me veías mucho en las fiestas, hasta hace masomenos un año, si les decía a mis padres que iría a una fiesta y salía de casa a las 10 pm, me decían que a esa hora seguro ya habría terminado, la semana pasada fuimos a la despedida de un directivo y mi padre me dijo: Ayer pasé por la Condesa y la Roma (2 famosas colonias en el DF) y creo que tienes razón, eran las 12 am y los chicos apenas íban llegando a los lugares de convivencia.

A mí me gustan las dos cosas
Me gusta mucho estar en casa, pero también es cierto que cuando salgo, lo doy todo. Nunca he sido de salir todo el fin de semana, me gusta más hacerlo solo un día pero volver a las 7 de la mañana. Vamos, que las dos cosas me van bien.

Me gusta

25 de agosto de 2011 a las 18:12
En respuesta a dragonflyyys

Llum a mi me pasa igual
Con mi madre no solemos tocar el tema, ella es muy reservada para todo, se preocupa por todo y en mi caso, soy la mayor, aún más díficil la cosa.

El caso es que a mi mi padre comenzó a hablarme de anticoncepción a los 14 años, aún recuerdo que el día que mi madre me explicó lo de la menstruación lo hizo con mucha pena, yo tenía un poco de idea, pero ella me dijo de qué se trataba, de ahí en fuera con mi madre no hablo mucho de sexo y menos de religión.

Con mi padre es siempre distinto, me platica de todo, incluso de sus amistades, de los noviazgos que tuvo, de los viajes, en fin, mi papá es quien me decía que nunca debía quedarme con las ganas de hacer o comprar algo que se me antojara, no suelo tomar, de hecho nunca me he embriagado con alcohol, odiaba el sabor del tequila o el vodka en mi lengua, sentía que me quemaba, él me dijo un día, con una copa luego se cierran negocios, y no se equivocaba, en el medio te das cuenta que si vas a ver a un prospecto y en la comida toman una copa y ''rompes el hielo'' puedes cerrar un negocio grande y hacerlo cliente.

En fin, regresando al tema, para muchos es más fácil dejarlo a las escuelas, es menos engorroso y se supone que ''mas preciso'' aunque no debiera ser, los padres muchas veces les cambian el nombre a los órganos sexuales, por ejemplo: ''déjate el pilín'' ''no te toques el pollo'' etc..... Un día la maestra de mi hermano (11 años menor que yo) nos dijo que debíamos acercarnos a los niños, hablarles claro desde siempre entre otras cosas, también para identificar algún comportamiento o situación extraña, no vamos muy lejos, el tema que está en todos lados, el bullying, la bulimia, los abusos etc.....

Los padres, por lo general, lo que terminan haciendo es proyectar
sus miedos, tabúes y supersticiones en sus hijos; y según el planteamiento actual, tienen derecho a ello.
Pero los hijos necesitan saber que sus padres no lo saben todo y que existen otros puntos de vista.

Me gusta

25 de agosto de 2011 a las 23:55
En respuesta a sarahssiempre

Los padres, por lo general, lo que terminan haciendo es proyectar
sus miedos, tabúes y supersticiones en sus hijos; y según el planteamiento actual, tienen derecho a ello.
Pero los hijos necesitan saber que sus padres no lo saben todo y que existen otros puntos de vista.

Hace poco leí por ahí
a alguien decir expresamente que NO quería que a sus hijos le hablasen de anticonceptivos en el colegio. No parecía (aunque la verdad es que no recuerdo si fue aquí) una persona radical, más bien parecía normal... y mira tú lo que decía...

Me gusta

Anteriores conversaciones

Ultimas conversaciones

Conversaciones más activas

No te pierdas ni uno solo de nuestros tableros en Pinterest
pinterest

Puede interesarte