Foro / Maternidad

Digno de leer y reflexionar

Última respuesta: 25 de marzo de 2009 a las 12:06
V
vesna_7975868
24/3/09 a las 20:07

Cuando escuchamos la palabra "inmigrante", generalmente nos referimos a ella en términos de legalidad o ilegalidad, y siempre dentro del contexto de nuestro entorno geográfico, de nuestra realidad fronteriza, o a causa de nuestra propia procedencia emigrante. Pero, ¿quién es un inmigrante?

Antes de que existieran las fronteras, ya existían los inmigrantes. El ancho y espacioso planeta propuso al ser humano la posibilidad de encaminarse a nuevos horizontes, a tierras desconocidas, y movió a miles de personas a efectuar peregrinajes voluntarios o forzados, descubriendo así geografías ignotas y arriesgadas, en donde erigieron asentamientos humanos y fundaron nuevas naciones.

Fue sudor inmigrante el que amalgamó el cemento que edificó nuevas civilizaciones. Fue sangre de inmigrante la que tiñó de rojo las banderas de naciones pequeñas y grandes. Y fue la vida y la muerte de quienes quedaron en el camino lo que inspiró a levantar altares que simbolizaron el valor del caminante.

Pero ¿qué decir de nuestra propia identidad y origen? ¿No llegamos hasta aquí porque en tierras lejanas nuestros ancestros nos embarcaron en sus entrañas y nos sembraron en este suelo que llamamos nuestro, el cual fue para ellos tierra extranjera? Además, ¿quién puede asegurar que el nativo de hoy no se convertirá en el inmigrante del mañana, y que el inmigrante no se convertirá algún día en nativo?

¿Fue el inmigrante europeo que huyó de la monarquía mejor que el inmigrante latinoamericano que escapa hoy de la pobreza? ¿Fue más heroico cruzar el océano en un barco que transitar hoy el desierto marchando al ritmo de un par de zapatos?

Si el caminante muere en su trayecto, ¿es la humanidad de un inmigrante de piel oscura menos valiosa que la de uno de piel clara? ¿Renuncia un ser humano a tener hambre y sed, frío y calor, sueño y cansancio, solamente porque cambia su piel nativa por una emigrante? Cuando se le desnuda de todo desprecio, de todo prejuicio, de toda discriminación, y de todo rechazo, ¿no es el inmigrante simplemente un ser humano?

El inmigrante es un monumento en movimiento que pregona en silencio el legítimo derecho a la búsqueda de una vida mejor. Con su frágil efigie y su caminar por rutas clandestinas, el emigrante simboliza el palpitar de la necesidad humana. Para estas almas errabundas, traspasar fronteras políticas no es un capricho demográfico, sino el apremio de huir de la guerra, la pobreza y la persecución, o por la imposibilidad de permanecer en áreas devastadas por desastres naturales, que turban su paz nativa y le dibujan un rostro de geografía rota.

El inmigrante es un ser sin latitudes ni coordenadas. Su brújula es la dimensión de su propia migración. La incertidumbre, su itinerario, y sus zapatos, el único escudo para sus pies peregrinos, que buscan en cada jornada una quimera, y en cada quimera una tregua. El inmigrante es, finalmente, el eco contemporáneo de un clamor primitivo que reverbera en las veredas milenarias; una voz que recorre la acordonada geología de un planeta que nació sin fronteras.

Cuando regresamos a nuestro contexto migratorio, recordamos que nuestro sueño se torna en pesadilla, al acudir cada mañana al drama de enumerar las vidas rotas de los emigrantes que cruzan el desierto. Y nos volvemos a ver en el espejo de nuestra realidad para preguntarnos qué vamos a hacer con el desprestigio y la indiferencia que le hemos impuesto al emigrante moderno. Nuestra supuesta compasión combate con nuestra impiedad para decidir si permitiremos que las púas de los alambres del desprecio y el rechazo se claven en las frentes de estos seres desterrados por su desgracia oriunda, o les emanciparemos con una amnistía moral ofrendada a sus almas emigrantes.

Aún tenemos que resolver si consentiremos que nuestro orgullo se levante cuando nos sentamos a la mesa a comer un fruto que se vuelve prohibido, por disfrutarlo a sabiendas que fueron las mismas manos inmigrantes que condenamos las que lo recogieron de la tierra, o por el contrario, si encorvaremos nuestra presunción en penitencia cada vez que veamos la espalda de un trabajador que se arquea para lanzar la flecha de su denodada labor.

Todavía tenemos que reevaluar nuestra semántica prejuiciosa y lavar nuestro vocabulario con el jabón de la condescendencia, y anular de nuestro diccionario de justicia social los adjetivos que denuncian nuestro léxico despectivo, con el que medimos la longitud de nuestra estatura humana, al proferir palabras como "mojado" o "ilegal".

Desnudémonos hoy de nuestra supuesta jactancia nativa, y condescendamos con el inmigrante. Al hacerlo constataremos que en la desnudez de su condición humana, su situación transitoria es un espejo que descubre nuestra verdadera identidad y nos recuerda nuestro destino final, en el que no somos diferentes, superiores, ni mejores a él.

Después de todo, el corazón pasajero de un inmigrante nos debe recordar a todos por igual que nuestras vidas son efímeras; que somos peregrinos en nuestra jornada existencial. En ese sendero, todos somos emigrantes, hasta que se demuestre lo contrario.

Ver también

S
sofi_5769964
24/3/09 a las 21:15


Muy bién!!!!!!!

Me gusta

S
saja_8788904
25/3/09 a las 1:01

Humanidad........
Bonita reflexion, ante todo somos una sola especie.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

A
an0N_783593899z
25/3/09 a las 8:24

No...
si a mi me parece muy bonito este escrito pero, por desgracia, la emigración es mucho más y va mucho más allá.

Aquí se escribe sobre lo "bonito" lo "bucólico" de la emigración pero, todos (los que se van de su país y los que vivimos en los países "destino") sabemos que las cosas no son así.

Hay personas buenas (emigrantes y no emigrantes) y personas malas, personas fáciles en la convivencia y personas no tan fáciles, personas educadas y no educadas... y uno de los problemas de la inmigración es que se produce un choque brutal entre culturas que no todo el mundo respeta. Yo respeto si a mi me respetan; yo respeto a todo aquel que me respeta a mi y a mi país, mi entorno, mis ciudades... el que no lo hace no puede tener otra cosa que no sea mi rechazo... y el problema es que, por desgracia, hay mucho inmigrante que llega a España sin respetar nada y como un elefante por una cacharrería y son "ésos" los que dificultan la vida en España a los demás.


Me gusta

F
faty_7253202
25/3/09 a las 12:06


Hola andraya, normalmente concuerdo contigo en la mayoria de las opiniones de los diferentes post, y en este no es diferente, por que tienes razon en parte, pero creo que el problema de los seres humanos (incluyendome) es que generalizamos todo.... estoy deacuerdo con que cada pais tiene en dirigente que merece, y no excluyo al mio del ello, pero por que una cuerda de ignorantes y mas aun APROVECHADOS se unen para mantener a otro ignorante y aprovechado en el poder no quiere decir que su poblacion en general sea igua.... me siento muy tocada por que soy venezolana, y toda su poblacion no es como piensas, casi la mitad de ese pais esta en contra, pero puede mas el gusto al poder, a la limosna entre otras cosas.....

Pero en fin no vengo hablar de mi pais, si no que NO se puede generalizar a una poblacion y menos poner en cuestionamiento la ignorancia de la misma (que en mio la hay mucha pero no todos lo somos)..... y si, habemos personas que NO QUEREMOS salir de nuestro pais, pero las circunstancias no obligan.... no podemos ir en contra una masa de ignorancia asi que nos abrimos pasos en donde si se puede.... y si me considero muy patriota, amo mi pais indiferentemente de las malas circunstancias que lo rodean, pero alli en estos momentos no puedo tener la calidad de vida que quiero darle a mi hija, no tengo la seguridad que merecemos, hambre?... no, la verdad no es mi caso, solo busco tranquilidad (la cual dejo de existir hace años luz en mi pais)......

Efectivamente hay muchisima gente mala en todos lados del mundo, aqui y en la conchinchina.... pero tampoco se puede generalizar, habemos profesionales, que no hacemos daño a nadie y por el contrario buscamos integrarnos lo mejor posible en una cultura que como dices es totalmente diferente y choca, pero ello no le quita que queramos adoptarla y por el contrario aportar lo mejor que se pueda a la misma..... siempre habra diferencias, pero ello no implica que se pueda vivir en conjunto y en sana paz... apuesto que eres hasta diferente de la vecina que tienes al lado....

Y en conclusion, si, hay gente mala, buena, racistas y no tantos, culturas diferentes, hablas diferentes, hay de todo en este planeta.... pero nunca nunca creo que se deba generalizar, y de esta forma excluir a los que si podemos marcar la diferencia....

Muchos saludos andraya!!

Me gusta

Ultimas conversaciones
#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir