Inicio / Foro / Maternidad / Tu bebé / Un análisis sobre tronas

Un análisis sobre tronas

17 de agosto de 2007 a las 9:20 Última respuesta: 4 de junio de 2014 a las 10:41

La organización de consumidores y usuarios hace un estudio sobre tronas, a mi me ha parecido muy interesante...
http://www.ocu.org/?show=138561&=330764

Ver también

17 de agosto de 2007 a las 12:06

Ohh el enlace me da error!!
si no te supone mucha molestia podrías copiar el contenido aquí, es que estoy a punto de comprar la trona.
Gracias.

Me gusta
17 de agosto de 2007 a las 16:28

Ahi va!!
Tronas infantiles (OCU-Compra Maestra n 301)

Cuatro de las 24 tronas infantiles que hemos analizado no cumplen los requisitos mínimos de seguridad (y no deberían estar a la venta). Los motivos son, básicamente, dos: defectos de diseño o falta de estabilidad.
Hay además nueve modelos que obtienen una mala calificación global debido a que sus sistemas de retención se abren con demasiada facilidad o a que no mencionan algunas advertencias imprescindibles de seguridad. En definitiva, si está pensando en comprar uno de estos prácticos asientos para su hijo, lea detenidamente este análisis (y consulte el cuadro de resultados) porque no es fácil elegir un buen modelo.

Desde los seis meses

A partir del momento en que el bebé puede permanecer sentado sin ayuda, a los seis o siete meses de edad, ya se le puede colocar en una silla alta para que comparta la mesa con la familia. Las tronas también resultan prácticas para acomodar al niño y mantenerle entretenido con juegos de manipulación (dados, construcciones...).

En las tiendas se pueden encontrar diversos tipos de sillas para cubrir distintas necesidades. Existen modelos que se sujetan en el borde de la mesa y se transportan fácilmente para poder utilizarlos fuera de casa. Sin embargo, la mayoría de las tronas están destinadas al uso doméstico. De ellas nos vamos a ocupar en nuestro análisis, que incluye cuatro tipos:

Fijas: no se puede regular la altura ni, por lo general, la inclinación del asiento. Ocupan poco espacio, la mayoría se pueden plegar y son las más baratas: unos 70 euros de precio medio.

Regulables en altura y respaldo: son cómodas porque suelen estar acolchadas y, al ser ajustables, pueden servir hasta los 3 años. El inconveniente es que ocupan mucho espacio (aunque se pueden plegar) y resultan bastante caras: 120 euros de media. La mayoría llevan ruedas para poder desplazarlas con facilidad. Estas ruedas deben estar provistas de frenos.

Transformables: constan de dos piezas; cuando ya no se quieren utilizar como trona, se pueden convertir en silla y mesita. Su precio medio ronda los 100 euros.

Evolutivas: la bandeja y el cinturón se retiran cuando ya no son necesarios y el reposapiés y el respaldo se pueden regular, convirtiéndola en una silla útil hasta la juventud. Su precio medio ronda los 200 euros.

Faltan advertencias importantes

Antes de entrar en las pruebas prácticas, hemos revisado si las sillas llevan inscritas en lugar visible dos informaciones básicas: el nombre del fabricante y el aviso de seguridad que es obligatorio (No deje al niño sin vigilancia).

De las 24 tronas del análisis, 16 obtienen una mala calificación en Advertencias por falta de alguna de estas informaciones. En BBY Excellence, Bebeconfort Omega y Mothercare falta también el aviso que debe figurar en la envoltura de plástico: Para evitar riesgo de asfixia, retire los plásticos antes de usar el artículo y manténgalos alejados de los niños.

Los folletos de instrucciones también deben incluir advertencias imprescindibles, como la de no sentar al niño hasta que pueda mantenerse por sí mismo o no utilizar la silla si falta alguna pieza o hay algún componente mal ajustado. La descripción de las diferentes posiciones y regulaciones de la silla y las recomendaciones de uso diario deben completar el contenido mínimo de un buen folleto. Como puede comprobar en el cuadro, las instrucciones de 13 productos incumplen alguno de estos requisitos.

Y por supuesto, también deben incluir un esquema de montaje comprensible. Este aspecto ha sido más cuidado por los fabricantes y, de hecho, casi todos los modelos resultan fáciles de montar, a excepción de las tronas transformables de Mothercare y Prenatal y la evolutiva Geuther Family.

Arneses con abre-fácil

En un producto destinado a bebés, los aspectos de seguridad se deben cuidar con un mimo especial. En nuestro análisis, hemos sido muy severos: ningún modelo con algún defecto de seguridad puede obtener una calificación global aceptable.

El primer punto revisado son los arneses. En principio, hemos considerado más seguros los de cinco puntos (cinturón, entrepierna y unos tirantes) que los de tres (entrepierna y cinturón) y éstos más que los de un solo punto, que consisten en una pieza que pasa entre las piernas del niño y está sujeta a la bandeja de la silla. Las tronas con este arnés reciben una mala calificación.

También hemos comprobado la resistencia de las cintas y anclajes y la fuerza que hay que aplicar para abrir los cierres. Hay ocho modelos en los que la fuerza necesaria es tan pequeña que un niño podría abrirlos con facilidad y ponerse de pie, con posibilidad de caída.

Riesgo de pillarse o mala estabilidad

Y hablando de caídas, otro problema serio es la estabilidad. La hemos evaluado aplicando fuerzas laterales y frontales. Por desgracia, hay varios modelos que fallan. Plastimyr Trona Tijera, Mothercare Trona Cúbica de Haya y Trama 115 pueden perder la estabilidad si se les aplica una fuerza empujando hacia atrás. Prenatal Encajable tiene problemas cuando se aplica fuerza lateral.

Por último, hemos revisado la construcción. ¿Existen bordes cortantes o punzantes?, ¿hay agujeros o aberturas en los que los niños se puedan quedar enganchados?, ¿las partes móviles tienen riesgo de pillar la mano o los deditos del niño?, ¿hay piezas pequeñas que se suelten con facilidad y se puedan llevar a la boca?

Las tronas transformables son las que presentan deficiencias de diseño más serias: en Trama 115 y Mothercare Trona Cúbica de Haya existen partes móviles que pueden pillar los dedos del bebé. Este último modelo también lleva pequeños tapones en los tornillos que se pueden soltar.

Hay algunos modelos con defectos de menor entidad que han sido calificados como aceptables. Por ejemplo, Neonato Polo, Cam Mini-plus y Plastimyr Trona Tijera tienen mal rematados los bordes de la bandeja. En Prenatal Complet queda un espacio entre la silla y la bandeja donde cabe un dedito que podría quedar atrapado.

La prueba más dura: una guardería

Las sillas que habían aprobado en seguridad se enviaron a una guardería para pasar otra dura prueba: el uso diario. Además, fueron evaluadas por un grupo de expertos. Las tronas que no consideramos suficientemente seguras para ser usadas por los niños no fueron sometidas a pruebas prácticas.

Todos ellos nos dieron su opinión sobre cuánto espacio ocupa la silla y si es fácil desplazarla y ajustar las posiciones. Las más voluminosas e incómodas de manejar son Jané Nazca Top y Jané Activa.

También preguntamos si resulta sencillo sentar al pequeño usuario y abrocharle el arnés y si, una vez instalado, el bebé da la impresión de sentirse cómodo. La opinión más desfavorable la recibe la trona Blames de Ikea, porque su asiento de plástico duro, sin ningún tipo de acolchado, resulta poco confortable para el culito del niño. En la evolutiva Svan R-Evolution encontramos dificultades para sentar al pequeño y el asiento resulta demasiado estrecho.

Y, teniendo en cuenta que las tronas se usan para darles de comer, también es una cuestión clave que sean fáciles de limpiar, sin recovecos donde se pueda acumular la suciedad. BBY Excellence y Stokke son las que plantean más dificultades de limpieza.

En las tronas de tipo evolutivo, el mayor inconveniente son los ajustes, que requieren herramientas.

Consejos de compra y uso

- Antes de adquirir una trona, compruebe su estabilidad empujándola desde varios ángulos.

- Revise que no tenga zonas punzantes, cortantes o elementos que puedan atrapar o pillar los miembros del niño.

- Si es posible, pruébela en la tienda: siente al niño en ella, abróchele el arnés, compruebe la fuerza que hace falta para abrirlo...

- No coloque al niño en la trona hasta que pueda mantenerse sentado por sí solo (alrededor de los seis meses de edad).

- Antes de sentar al niño, compruebe que la trona está completamente abierta, bien montada y que no falta ningún elemento.

- Coloque la trona siempre en un suelo liso, sin irregularidades y fíjese en que quede bien asentada.

- Abroche siempre los arneses del niño.

- No toque los mecanismos ni haga ajustes mientras el niño está sentado.

- Evite colgar bolsas u objetos que alteren el equilibrio de la trona.

- Si se trata de un modelo con ruedas, aségurese de que están bloqueadas antes de sentar al niño.

- Verifique que la trona está alejada de cualquier fuente de calor: estufas, braseros, motores, etc.

- La bandeja debe ser amplia y con reborde.

Compras Maestras

De los 24 modelos de trona analizados, más de la mitad (en concreto, 13) han obtenido una calificación mala por presentar algún problema de seguridad y cuatro de ellas han sido eliminadas por ser decididamente peligrosas. Se trata de las tronas transformables Mothercare Trona cúbica de haya, Trama 115 y Prenatal Encajable y de la fija Plastimyr Trona Tijera.

Así las cosas, lo hemos tenido bastante fácil para designar nuestras Compras Maestras entre los pocos productos que han conseguido una buena calificación.

Tronas fijas: Bebeconfort Declic (de 78 a 93 euros) es la Mejor del Análisis por ser cómoda, segura, fácil de usar y de limpiar. Estas condiciones también las cumple nuestra Compra Maestra: Chicco Happy Snack (de 69,50 a 84,00 euros),

Tronas regulables: a excepción de algunas carencias en las instrucciones y el marcado, la Mejor del Análisis y Compra Maestra en esta categoría es Jané Emotion (de 105,00 a 149,00 euros).

En las categorías de tronas transformables y evolutivas no hay Compras Maestras porque ningún modelo obtiene una buena calificación.

Me gusta
4 de junio de 2014 a las 10:41
En respuesta a dorca_9380622

Ahi va!!
Tronas infantiles (OCU-Compra Maestra n 301)

Cuatro de las 24 tronas infantiles que hemos analizado no cumplen los requisitos mínimos de seguridad (y no deberían estar a la venta). Los motivos son, básicamente, dos: defectos de diseño o falta de estabilidad.
Hay además nueve modelos que obtienen una mala calificación global debido a que sus sistemas de retención se abren con demasiada facilidad o a que no mencionan algunas advertencias imprescindibles de seguridad. En definitiva, si está pensando en comprar uno de estos prácticos asientos para su hijo, lea detenidamente este análisis (y consulte el cuadro de resultados) porque no es fácil elegir un buen modelo.

Desde los seis meses

A partir del momento en que el bebé puede permanecer sentado sin ayuda, a los seis o siete meses de edad, ya se le puede colocar en una silla alta para que comparta la mesa con la familia. Las tronas también resultan prácticas para acomodar al niño y mantenerle entretenido con juegos de manipulación (dados, construcciones...).

En las tiendas se pueden encontrar diversos tipos de sillas para cubrir distintas necesidades. Existen modelos que se sujetan en el borde de la mesa y se transportan fácilmente para poder utilizarlos fuera de casa. Sin embargo, la mayoría de las tronas están destinadas al uso doméstico. De ellas nos vamos a ocupar en nuestro análisis, que incluye cuatro tipos:

Fijas: no se puede regular la altura ni, por lo general, la inclinación del asiento. Ocupan poco espacio, la mayoría se pueden plegar y son las más baratas: unos 70 euros de precio medio.

Regulables en altura y respaldo: son cómodas porque suelen estar acolchadas y, al ser ajustables, pueden servir hasta los 3 años. El inconveniente es que ocupan mucho espacio (aunque se pueden plegar) y resultan bastante caras: 120 euros de media. La mayoría llevan ruedas para poder desplazarlas con facilidad. Estas ruedas deben estar provistas de frenos.

Transformables: constan de dos piezas; cuando ya no se quieren utilizar como trona, se pueden convertir en silla y mesita. Su precio medio ronda los 100 euros.

Evolutivas: la bandeja y el cinturón se retiran cuando ya no son necesarios y el reposapiés y el respaldo se pueden regular, convirtiéndola en una silla útil hasta la juventud. Su precio medio ronda los 200 euros.

Faltan advertencias importantes

Antes de entrar en las pruebas prácticas, hemos revisado si las sillas llevan inscritas en lugar visible dos informaciones básicas: el nombre del fabricante y el aviso de seguridad que es obligatorio (No deje al niño sin vigilancia).

De las 24 tronas del análisis, 16 obtienen una mala calificación en Advertencias por falta de alguna de estas informaciones. En BBY Excellence, Bebeconfort Omega y Mothercare falta también el aviso que debe figurar en la envoltura de plástico: Para evitar riesgo de asfixia, retire los plásticos antes de usar el artículo y manténgalos alejados de los niños.

Los folletos de instrucciones también deben incluir advertencias imprescindibles, como la de no sentar al niño hasta que pueda mantenerse por sí mismo o no utilizar la silla si falta alguna pieza o hay algún componente mal ajustado. La descripción de las diferentes posiciones y regulaciones de la silla y las recomendaciones de uso diario deben completar el contenido mínimo de un buen folleto. Como puede comprobar en el cuadro, las instrucciones de 13 productos incumplen alguno de estos requisitos.

Y por supuesto, también deben incluir un esquema de montaje comprensible. Este aspecto ha sido más cuidado por los fabricantes y, de hecho, casi todos los modelos resultan fáciles de montar, a excepción de las tronas transformables de Mothercare y Prenatal y la evolutiva Geuther Family.

Arneses con abre-fácil

En un producto destinado a bebés, los aspectos de seguridad se deben cuidar con un mimo especial. En nuestro análisis, hemos sido muy severos: ningún modelo con algún defecto de seguridad puede obtener una calificación global aceptable.

El primer punto revisado son los arneses. En principio, hemos considerado más seguros los de cinco puntos (cinturón, entrepierna y unos tirantes) que los de tres (entrepierna y cinturón) y éstos más que los de un solo punto, que consisten en una pieza que pasa entre las piernas del niño y está sujeta a la bandeja de la silla. Las tronas con este arnés reciben una mala calificación.

También hemos comprobado la resistencia de las cintas y anclajes y la fuerza que hay que aplicar para abrir los cierres. Hay ocho modelos en los que la fuerza necesaria es tan pequeña que un niño podría abrirlos con facilidad y ponerse de pie, con posibilidad de caída.

Riesgo de pillarse o mala estabilidad

Y hablando de caídas, otro problema serio es la estabilidad. La hemos evaluado aplicando fuerzas laterales y frontales. Por desgracia, hay varios modelos que fallan. Plastimyr Trona Tijera, Mothercare Trona Cúbica de Haya y Trama 115 pueden perder la estabilidad si se les aplica una fuerza empujando hacia atrás. Prenatal Encajable tiene problemas cuando se aplica fuerza lateral.

Por último, hemos revisado la construcción. ¿Existen bordes cortantes o punzantes?, ¿hay agujeros o aberturas en los que los niños se puedan quedar enganchados?, ¿las partes móviles tienen riesgo de pillar la mano o los deditos del niño?, ¿hay piezas pequeñas que se suelten con facilidad y se puedan llevar a la boca?

Las tronas transformables son las que presentan deficiencias de diseño más serias: en Trama 115 y Mothercare Trona Cúbica de Haya existen partes móviles que pueden pillar los dedos del bebé. Este último modelo también lleva pequeños tapones en los tornillos que se pueden soltar.

Hay algunos modelos con defectos de menor entidad que han sido calificados como aceptables. Por ejemplo, Neonato Polo, Cam Mini-plus y Plastimyr Trona Tijera tienen mal rematados los bordes de la bandeja. En Prenatal Complet queda un espacio entre la silla y la bandeja donde cabe un dedito que podría quedar atrapado.

La prueba más dura: una guardería

Las sillas que habían aprobado en seguridad se enviaron a una guardería para pasar otra dura prueba: el uso diario. Además, fueron evaluadas por un grupo de expertos. Las tronas que no consideramos suficientemente seguras para ser usadas por los niños no fueron sometidas a pruebas prácticas.

Todos ellos nos dieron su opinión sobre cuánto espacio ocupa la silla y si es fácil desplazarla y ajustar las posiciones. Las más voluminosas e incómodas de manejar son Jané Nazca Top y Jané Activa.

También preguntamos si resulta sencillo sentar al pequeño usuario y abrocharle el arnés y si, una vez instalado, el bebé da la impresión de sentirse cómodo. La opinión más desfavorable la recibe la trona Blames de Ikea, porque su asiento de plástico duro, sin ningún tipo de acolchado, resulta poco confortable para el culito del niño. En la evolutiva Svan R-Evolution encontramos dificultades para sentar al pequeño y el asiento resulta demasiado estrecho.

Y, teniendo en cuenta que las tronas se usan para darles de comer, también es una cuestión clave que sean fáciles de limpiar, sin recovecos donde se pueda acumular la suciedad. BBY Excellence y Stokke son las que plantean más dificultades de limpieza.

En las tronas de tipo evolutivo, el mayor inconveniente son los ajustes, que requieren herramientas.

Consejos de compra y uso

- Antes de adquirir una trona, compruebe su estabilidad empujándola desde varios ángulos.

- Revise que no tenga zonas punzantes, cortantes o elementos que puedan atrapar o pillar los miembros del niño.

- Si es posible, pruébela en la tienda: siente al niño en ella, abróchele el arnés, compruebe la fuerza que hace falta para abrirlo...

- No coloque al niño en la trona hasta que pueda mantenerse sentado por sí solo (alrededor de los seis meses de edad).

- Antes de sentar al niño, compruebe que la trona está completamente abierta, bien montada y que no falta ningún elemento.

- Coloque la trona siempre en un suelo liso, sin irregularidades y fíjese en que quede bien asentada.

- Abroche siempre los arneses del niño.

- No toque los mecanismos ni haga ajustes mientras el niño está sentado.

- Evite colgar bolsas u objetos que alteren el equilibrio de la trona.

- Si se trata de un modelo con ruedas, aségurese de que están bloqueadas antes de sentar al niño.

- Verifique que la trona está alejada de cualquier fuente de calor: estufas, braseros, motores, etc.

- La bandeja debe ser amplia y con reborde.

Compras Maestras

De los 24 modelos de trona analizados, más de la mitad (en concreto, 13) han obtenido una calificación mala por presentar algún problema de seguridad y cuatro de ellas han sido eliminadas por ser decididamente peligrosas. Se trata de las tronas transformables Mothercare Trona cúbica de haya, Trama 115 y Prenatal Encajable y de la fija Plastimyr Trona Tijera.

Así las cosas, lo hemos tenido bastante fácil para designar nuestras Compras Maestras entre los pocos productos que han conseguido una buena calificación.

Tronas fijas: Bebeconfort Declic (de 78 a 93 euros) es la Mejor del Análisis por ser cómoda, segura, fácil de usar y de limpiar. Estas condiciones también las cumple nuestra Compra Maestra: Chicco Happy Snack (de 69,50 a 84,00 euros),

Tronas regulables: a excepción de algunas carencias en las instrucciones y el marcado, la Mejor del Análisis y Compra Maestra en esta categoría es Jané Emotion (de 105,00 a 149,00 euros).

En las categorías de tronas transformables y evolutivas no hay Compras Maestras porque ningún modelo obtiene una buena calificación.

Trona gusto
Es una pena que el post sea antiguo porque me gustaría saber lo que opina la OCU de la trona Gusto de Inglesina. Es la que tengo yo y estoy encantada de la vida. Se pliega superfácil, es muy sencilla de limpiar y no abulta nada. Estoy encantada, pero me gustaría oír la información de este organismo.

Me gusta
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails
ISDIN Si-Nails
Compartir